Proceso cruzado: En qué consiste y de dónde ha salido

Simulando el proceso cruzado mediante Photoshop - Fotografía de mutato-nomine

Simulando el proceso cruzado mediante Photoshop – Fotografía de “mutato-nomine”

Amado por algunos, odiado por otros, el proceso cruzado resulta muy fácil de lograr, ya que basta con modificar algunos valores en las curvas de color y saturación en cualquier programa de post-edición. Tal es así que es frecuente ver el uso y abuso de este recurso, tanto en fotógrafos profesionales como amateurs. Sin embargo, el proceso cruzado no es tan moderno como pudiera parecer, ya que tiene sus orígenes en la fotografía analógica; veamos de qué se trata…

 

Para lograr el efecto cruzado, se procesaba una determinada película con las soluciones químicas de otra diferente. Por ejemplo, procesando una película positiva en color con químicos  C-41 para generar una imagen negativa sobre una base incolora; o también procesando una película negativa en color con químicos E-6 para lograr el efecto contrario.

A diferencia de lo que ocurre hoy con programas como Photoshop, en la fotografía analógica no se tenía pleno control sobre los resultados, ya que era imposible modificar el tono y la saturación de cada color al gusto del consumidor. Así que si bien el proceso era bien sencillo, no se utilizaba tan extensivamente como en la actualidad. Una precaución que en aquellos tiempos era todavía más necesaria para asegurarse de un buen efecto, era optar con escenas sin demasiado contraste ni saturación, ya que el proceso cruzado de por sí agrega intensidad a estos elementos.

Volviendo a los orígenes: Fotografía analógica con proceso cruzado de eva_evaVolviendo a los orígenes: Fotografía analógica con proceso cruzado de “eva_eva”

Otra opción no tan utilizada es la que mencionábamos como el efecto contrario: el proceso cruzado inverso, con su consecuente desaturación y disminución de contraste. También resulta ser un recurso interesante, que puede dar un toque antiguo a las imágenes que para ello se presten. Al utilizar estos recursos digitalmente, muchos los combinan con otros efectos para lograr resultados llamativos que resalten la belleza de sus tomas o les agreguen algo de interés. Pero, ¿qué opinas tú? ¿constituye esto un abuso del post-procesado? ¿el efecto obtenido es de inferior calidad al que brindaba la fotografía analógica? Esperamos poder conocer vuestra opinión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: